30/10/2015

Agua de botella

Hola amigos:

¿Alguna vez os habéis preguntado cuánto dinero nos dejamos en el agua de botella?, sólo tenéis que pasaros por el súper un viernes por la tarde o un sábado y ver cómo la gente carga sus carros con botellas y botellas de agua

Con el nombre “agua de botella” nos referimos a aquellas aguas de origen subterráneo o procedentes de un abastecimiento público, comercializándose en todo tipo de recipientes, especialmente botellas y garrafas.

Agua de botella

Básicamente y de forma muy sencilla podemos diferenciar tres tipos de agua de botella:

Aguas minerales

Se las llama naturales, de origen subterráneo, bacteriológicamente sanas, con una composición constante en minerales y con propiedades beneficiosas para la salud

Aguas de manantial

Son potables de origen subterráneo, bacteriológicamente sanas y sin efectos sobre la salud.

Aguas preparadas

Son aquellas que se han sometido a tratamientos físico-químicos y que cumplen las exigencias sanitarias para el consumo.

Algunas aguas contienen CO2 de forma natural pudiéndose envasar con este contenido gaseoso inicial y por otra parte está permitido reforzar ese contenido incorporando CO2 (detalles que tienen que figurar en la etiqueta).El consumo de agua de botellas tanto en España como en el mundo aumenta cada año.España dispone de cerca de 2.000 manantiales y unas 115 empresas que comercializan agua embotellada.

Consumo de agua embotellada

Este incremento en el consumo va asociado a la mejora de la calidad y nivel de vida y la mayor concienciación por los alimentos naturales. Muchas personas piensan que el agua embotellada tiene mejor sabor que el agua del grifo y la percibe como más segura y de mejor calidad, cuando esto no siempre es cierto, en cuanto a la creencia de la mayor aportación de minerales del agua embotellada respecto al agua del grifo las dos contienen minerales.

¿ES MEJOR EL AGUA DE BOTELLA QUE LA DEL GRIFO?

En cuanto  a la seguridad sanitaria del agua de botella respecto a la de la red de abastecimiento por tuberías, puede indicarse que si bien el agua del grifo puede estar contaminada por distintos elementos químicos, físicos y microbiológicos, es más fácil de controlar en los sistemas de distribución y de reducir el riesgo de toda la población que cuando algunas sustancias están presentes en las botellas. El agua en las botellas se almacena durante periodos de tiempos más largos y a mayores temperaturas que en el caso de las instalaciones de un sistema de abastecimiento, lo cual puede favorecer el crecimiento de algunos microorganismos.

Agua filtrada

Un reciente estudio europeo ha realizó un análisis a 68 muestras de aguas envasadas de otras tantas marcas de 15 países y han encontrado rastros de bacterias en el 38% de ellas y de hongos en un 3.8%. Este nivel de contaminación relativamente bajo no representa, según los investigadores, un riesgo para un consumidor sano pero si podría suponer un peligro en pacientes con  bajas defensas.

Además se daría la paradoja de que estos enfermos toman el  agua  de botella creyendo que es más segura que la del grifo.

Son muchas las marcas de agua embotellada y muchos consumidores la compran, pensando que su calidad es mucho mejor que la del agua que pueden obtener del grifo. Esta agua es más cara y, a veces, puede estar contaminada. El riesgo de enfermedad por contaminantes en el agua es relativamente pequeño para la mayoría de los consumidores, pero es mayor para quienes, por su edad o condición física, son más susceptibles a enfermarse.

La ley permite que el agua contenga cierta cantidad de la  bacteria E.Coliu otras bacterias fecales , a diferencia del agua municipal. Otras diferencias se encuentran en el tratamiento y pruebas que se realizan en ambos tipos de agua. Los distribuidores del agua de red tienen que tratar el agua para eliminar patógenos, cosa que no se requiere a los embotelladoras de agua. Los niveles de bacteria en el agua municipal se miden cientos de veces al mes; en el agua embotellada, sólo una vez a la semana. Los distribuidores de agua de red hacen pruebas cada tres meses para ver el contenido de químicos sintéticos; en el agua embotellada, sólo una vez al año.

En casi todos los adultos, la mayoría de los contaminantes que se encuentran en el agua pueden causar sólo problemas de salud pasaderos. Si provocan alguna enfermedad de origen microbial, tiende a durar 1 ó 2 días y, por sus síntomas, muchos la consideran un simple dolor de tripa.

Los sectores más sensibles de la sociedad, como embarazadas, bebés o gente con bajas defensas corren un riesgo mayor.

NUESTRA PROPUESTA

Nuestra propuesta para evitar comprar el agua de botella, ahorrando así un dinerillo, es simple;  primero confiar en los controles  que las autoridades municipales ejercen sobre el agua de abastecimiento y aprovechar, por lo tanto, el agua del grifo y luego dependiendo de la zona, mejorar esa calidad nosotros mimos mediante el uso de algún filtro o depuradora.

Filtro de agua

Si necesitáis asesoramiento, no dudéis en poneros en contacto con nosotros y os aconsejaremos sin ningún tipo de compromiso.

Un saludo y hasta la próxima.

firma-chema

Autor: Chema López para El Almacén del Agua

[contact-form-7 404 "Not Found"]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies