28/07/2015

Tipos de descalcificadores

Hola amigas y amigos:

[su_row]

[su_column size=”2/3″]

Cuando vamos a comprar un descalcificador, nos perdemos en los diferentes tipos de descalcificadores que hay y nos volvemos un poco locos Todos queremos lo mismo, “lo mejor al precio más bajo”. Para ayudaros en vuestra decisión, he hecho una sencilla guía.

[/su_column]

[su_column size=”1/3″]

Cómo elegir el descalcificador

[/su_column]

[/su_row]

Por una parte hay que tener  to en cuenta cuándo hacen la regeneración, y aquí encontramos tres tipos de descalcificadores fundamentales: Descalcificador Volumétrico, cronométrico y electrónico o de bajo consumo.

A continuación os mostramos en qué se diferencian entre ellos y sus principales ventajas e inconvenientes:

  • Descalcificador Cronométrico: 

El dispositivo programa la regeneración calculando la dureza del agua y el consumo medio de la vivienda. El mayor inconveniente es que el equipo no tiene en cuenta el volumen de agua tratada y por eso puede suceder que realice regeneraciones aunque no consumamos agua. Por eso, este tipo de descalcificador no es recomendable.

  • Descalcificador Volumétrico:

[su_row]

[su_column size=”1/2″]

Este tipo de descalcificador es el más habitual. Entra en regeneración teniendo en cuenta el volumen de agua tratada, de esta forma, si no hay consumo en la vivienda, el descalcificador no hace regeneraciones de resina.

[/su_column]

[su_column size=”1/2″]

Descalcificador volumétrico

[/su_column]

[/su_row]

Algunos modelos permiten seleccionar el modo de eficiencia trabajando con una capacidad más alta o baja en función de la dureza de entrada. Es más recomendable que el anterior aunque se puede mejorar.

  • Descalcificador Electrónico o de bajo consumo: 

Este equipo es el más eficiente del mercado: realiza una estadística de consumo de la vivienda adaptando los consumos de agua y sal en función de la cantidad de resina agotada. Además, la capacidad de trabajo varía automáticamente en función de la instalación para minimizar los consumos de regenerantes. Puede ahorrar alrededor de un 40% respecto a los demás descalcificadores. Éste es el que os recomendamos.

Además a parte de la regeneración, hemos de tener en cuenta que la resina hay que lavarla, y este proceso de lavado puede ser en dos direcciones cocorriente (downflow) o contracorriente (upflow);

Lavado cocorriente; se produce por gravedad, de arriba abajo.

Lavado contracorriente; como su propio nombre indica en en sentido contrario de abajo a arriba , la ventaja es que se produce en la mitad de tiempo yu gastando la mitad de sal y de agua que en un sistema cocorriente. La explicación es sencilla, cuando lo hacemos de arriba  abajo, el agua apelmaza la resina y se ve obligada a crear vías que permitan penetrar el lecho de filtración, en cambio cuando al hacemos de abajo a  arriba, es como su insufláramos aire a una cabina con bolas de plástico por la parte de abajo, éstas empiezan a  revolotear y en la mitad de tiempo, gastando al mitad de sal regenerante consigue el mismo efecto.

Ahorra con el descalcificador

Por todo ello nosotros os recomendamos un descalcificador contracorriente.

En conclusión, para nosotros, lo mejor es un descalcificador electrónico y contracorriente.

Chao y hasta la próxima

firma-chema

Autor: Chema López para El Almacén del Agua

[contact-form-7 404 "Not Found"]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies